Credenciales Acreditadas

Credenciales Acreditadas por el Concilio Evangélico Internacional y su Definición de Títulos Clericales

La comunidad de obreros evangélicos de los Estados Unidos, Canadá y Puerto Rico, se caracteriza por sus respectivos llamados y títulos eclesiásticos. Los títulos clericales reconocidos y aprobados por el Concilio Evangélico Internacional, son: Pastor, Ministro, Evangelista, Misionero y Capellán.

Aunque el título de "Apostol" figura entre los títulos clericales de la Biblia, debemos aclarar que este título ha sido sacado fuera de tiempo, y ha sido hoy día mal interpretado por hombres y mujeres que solo buscan la altivez y la fama religiosa. Para un detallado estudio sobre la definición y aplicación del título "Apostol", ver en "Temas de Estudios" el artículo titulado "¿Apostoles Modernos?".



Certificaciones Clericales

Nuestras categorías de acreditación clerical se clasifican en las siguientes certificaciones de ordenación, que corresponden según sus respectivos llamados:

Pastor
Este título se le otorga solo a las personas que están activamente pastoreando alguna congregación o iglesia y que han cumplido con los estudios de teología pastoral. Si el postulante no tiene estudios pastorales, le ofrecemos la oportunidad de inscribirse en nuestro Seminario Universal de Estudios Teológicos para la formación del título pastoral.
Ministro
El título de ministro se le otorga única y exclusivamente a las personas que han sido comisionadas en posiciones especiales después de haber reunido los más altos requisitos exigidos por la ejecutiva del Concilio Evangélico Internacional. Las personas investidas con el título de ministro son las siguientes: Presidente del Concilio Evangélico Internacional, Directores Ejecutivos del Concilio Evangélico Internacional, Directores Nacionales, Presbíteros Regionales, Superintendente Pastorales y Pastores Principales a cargo de varias iglesias.
Reverendo
Este es un título honorífico atribuido a los clérigos de altas posiciones en las organizaciones religiosas, que han cumplido con los más altos requisitos, y/o que han sido comisionados como representantes en los asuntos gubernamentales. No obstante, debemos aclarar que, aunque entendemos que no existe base bíblica para establecer este título, el título de reverendo ha sido reconocido por las autoridades civiles y gubernamentales a nivel internacional como un título de carácter dignamente respetuoso. La Biblia no lo autoriza pero tampoco lo condena. No implica esto que el clérigo sea digno de reverencia, pues ningún ser humano puede reclamar la reverencia que solo le pertenece a Dios, más bien significa que el clérigo toma con suma seriedad y reverencia su posición como representante de las negociaciones eclesiásticas entre Dios y las autoridades superiores de los gobiernos terrenales.
Evangelista

Este título se le otorga solo a las personas cuyo llamado se concentra única y exclusivamente en la predicación evangelizadora, con el fin de traer almas arrepentidas a los pies de Cristo. Debemos aclarar que este título es otorgado a personas que son fieles miembros y recomendados por los pastores de las iglesias afiliadas al Concilio Internacional Evangélico.

Misionero
Este título se le confiere a las personas que se dedican a servir en las múltiples causas de la viña del Señor, ya sea visitando a los enfermos, repartiendo tratados, repartiendo ropa y alimentos, ayudando a levantar nuevas iglesias, o asistiendo en misiones de caridad.
Capellán

Este título se le otorga a las personas que ministran en las cárceles, hospitales, centros de envejecientes e instituciones de convalecencia.