Sobre la homosexualidad

LO QUE LA BIBLIA DICE SOBRE LA HOMOSEXUALIDAD UN ESTUDIO TEOLOGICO CON BASE Y AUTORIDAD DE LA PALABRA DE DIOS

La Biblia no acepta interpretaciones, simplemente un "Así dice Jehová"

Por el Dr. Juan Colón Muñoz

Biblia

Introducción

El pecado de la homosexualidad o sodomía es tan antiguo como la Palabra de Dios. Desde los tiempos de los profetas hasta el día de hoy, Dios ha sido enfáticamente claro sobre este pecado. ¿Alguna vez se ha preguntado usted por qué Dios repudia la homosexualidad? La respuesta es simple, porque Dios no acepta alteraciones a la creación de su naturaleza. Todo lo que es contrario a la naturaleza creada por Dios se le llama “contra-naturaleza”. Dios creó al hombre con un órgano masculino, diseñado para procrear. Creó a la mujer con órganos femeninos, diseñados para procrear. Su divino propósito estuvo enfocado única y exclusivamente en la procreación, es decir, la continuidad de la raza humana. La procreación de los hijos solo es posible cuando sexos opuestos, es decir, un hombre y una mujer, se unen en el acto sexual. Al estudiar la antropotomía del hombre y la mujer, entendemos que cada órgano creado por Dios en el cuerpo humano tiene sus respectivos usos y propósitos; la nariz y los pulmones son para respirar, los ojos para mirar, los oídos para escuchar, los pies para caminar, etc., cada miembro fue creado según el propósito diseñado por Dios. En el diseño fisiológico del hombre (y la mujer), la parte anal fue creada para expulsar el producto final del proceso de la digestión, esto es la materia fecal del ser humano. Científicamente comprobado, la parte anal no tiene capacidades procreativas ni mucho menos propósitos sexuales. Esto deja establecido que la homosexualidad no tiene propósitos reconocidos por la creación de Dios. De haber sido así Dios mismo lo hubiera revelado en su Palabra.

La homosexualidad no solo es un pecado abominable por Dios sino que es un crimen contra la humanidad, ya que esta aberración se convierte en un tipo de genocidio, un destructor de la civilización humana, justamente lo que Satanás desea, aniquilar la existencia del ser humano.

En una ocasión un compañero de estudios me preguntó por qué los cristianos condenaban los matrimonios gays. Yo le respondí en forma muy simple— “Porque es anormal”. El compañero de inmediato me pidió que definiera la palabra “anormal”. Muy bien —le dije— “¿por qué no pueden dos hombres procrear hijos biológicos a través de una relación anal?” El compañero me respondió: “Porque es imposible, no es normal”. Le respondí: “¡exacto!, esa es la definición de anormal”. Y en sentido teológico “anormal” y “contra-natura” son sinónimos.

Imagínese por un momento que todos los homosexuales del mundo se reunieron y decidieron comprar una isla, para vivir en ella y separarse de la población mundial. ¿Qué cree usted que pasaría con ellos dentro de un tiempo de vida? ¡Exacto! Dejarían de existir, simplemente, porque su posibilidad de procreación no existiría sin la relación normal entre un hombre y una mujer como lo manda Dios en su divina creación.

Para clavar un clavo usted usa un martillo, no una esponja. Para comer una sopa usted usa una cuchara, no un tenedor. Para pintar una pared usted usa una brocha, no un bombillo. Si las cosas de sentido común tienen respuestas de lógica y sentido común, con más razón la creación natural de Dios. La misma naturaleza del ser humano habla por sí misma. Los animales que entraron al Arca de Noé fueron escogidos por parejas, macho y hembra, no macho con macho ni hembra con hembra. Sentido común: MACHO CON HEMBRA. ¿Propósito de Dios? Procreación y continuidad del reino animal.

Finalmente, ¿dónde se origina el pecado de la aberración homosexual? —del bestialismo. Veamos lo que la Palabra revela respecto a la homosexualidad.

Pecados de homosexualismo, bestialismo, prostitución

Levítico Capítulo 18

22 No te echarás con varón como con mujer; es abominación. 23 Ni con ningún animal tendrás ayuntamiento amancillándote con él, ni mujer alguna se pondrá delante de animal para ayuntarse con él; es perversión.

Levítico Capítulo 20

13 Si alguno se ayuntare con varón como con mujer, abominación hicieron; ambos han de ser muertos; sobre ellos será su sangre.

Deuteronomio Capítulo 23

17 No haya ramera de entre las hijas de Israel, ni haya sodomita de entre los hijos de Israel. 18 No traerás la paga de una ramera ni el precio de un perro a la casa de Jehová tu Dios por ningún voto; porque abominación es a Jehová tu Dios tanto lo uno como lo otro.

1 de Reyes Capítulo 14

24 Hubo también sodomitas en la tierra, e hicieron conforme a todas las abominaciones de las naciones que Jehová había echado delante de los hijos de Israel.

1 Reyes Capítulo 15

12 Porque quitó del país a los sodomitas, y quitó todos los ídolos que sus padres habían hecho.

Primera de Reyes Capítulo 22

46 Barrió también de la tierra el resto de los sodomitas que había quedado en el tiempo de su padre Asa.

Jueces Capítulo 19

22 Pero cuando estaban gozosos, he aquí que los hombres de aquella ciudad, hombres perversos, rodearon la casa, golpeando a la puerta; y hablaron al anciano, dueño de la casa, diciendo: Saca al hombre que ha entrado en tu casa, para que lo conozcamos (significa: para violarlo sexualmente).

2 de Reyes Capítulo 23

7 Además derribó los lugares de prostitución idolátrica que estaban en la casa de Jehová, en los cuales tejían las mujeres tiendas para Asera.

Pecado de la homosexualidad, lesbianismo, afeminados, vicios contra naturaleza (incluye el bestialismo)

Romanos Capítulo 1

26 Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, 27 y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío.

1 de Corintios Capítulo 6:9-11

9 ¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, 10 ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios. 11 Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios.

1 de Timoteo Capítulo 1

8 Pero sabemos que la ley es buena, si uno la usa legítimamente; 9 conociendo esto, que la ley no fue dada para el justo, sino para los transgresores y desobedientes, para los impíos y pecadores, para los irreverentes y profanos, para los parricidas y matricidas, para los homicidas, 10 para los fornicarios, para los sodomitas, para los secuestradores, para los mentirosos y perjuros, y para cuanto se oponga a la sana doctrina,

2 de Pedro Capítulo 2

6 y si condenó por destrucción a las ciudades de Sodoma y de Gomorra, reduciéndolas a ceniza y poniéndolas de ejemplo a los que habían de vivir impíamente,

Judas Capítulo 1

7 como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquéllos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, fueron puestas por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno.

Lo que ocurrió con Sodoma y Gomorra

Génesis Capítulo 19

1 Llegaron, pues, los dos ángeles a Sodoma a la caída de la tarde; y Lot estaba sentado a la puerta de Sodoma. Y viéndolos Lot, se levantó a recibirlos, y se inclinó hacia el suelo, 2 y dijo: Ahora, mis señores, os ruego que vengáis a casa de vuestro siervo y os hospedéis, y lavaréis vuestros pies; y por la mañana os levantaréis, y seguiréis vuestro camino. Y ellos respondieron: No, que en la calle nos quedaremos esta noche. 3 Mas él porfió con ellos mucho, y fueron con él, y entraron en su casa; y les hizo banquete, y coció panes sin levadura, y comieron.

4 Pero antes que se acostasen, rodearon la casa los hombres de la ciudad, los varones de Sodoma, todo el pueblo junto, desde el más joven hasta el más viejo. 5 Y llamaron a Lot, y le dijeron: ¿Dónde están los varones que vinieron a ti esta noche? Sácalos, para que los conozcamos. 6 Entonces Lot salió a ellos a la puerta, y cerró la puerta tras sí, 7 y dijo: Os ruego, hermanos míos, que no hagáis tal maldad. 8 He aquí ahora yo tengo dos hijas que no han conocido varón; os las sacaré fuera, y haced de ellas como bien os pareciere; solamente que a estos varones no hagáis nada, pues que vinieron a la sombra de mi tejado.

9 Y ellos respondieron: Quita allá; y añadieron: Vino este extraño para habitar entre nosotros, ¿y habrá de erigirse en juez? Ahora te haremos más mal que a ellos. Y hacían gran violencia al varón, a Lot, y se acercaron para romper la puerta. 10 Entonces los varones alargaron la mano, y metieron a Lot en casa con ellos, y cerraron la puerta. 11 Y a los hombres que estaban a la puerta de la casa hirieron con ceguera desde el menor hasta el mayor, de manera que se fatigaban buscando la puerta.

12 Y dijeron los varones a Lot: ¿Tienes aquí alguno más? Yernos, y tus hijos y tus hijas, y todo lo que tienes en la ciudad, sácalo de este lugar; 13 porque vamos a destruir este lugar, por cuanto el clamor contra ellos ha subido de punto delante de Jehová; por tanto, Jehová nos ha enviado para destruirlo. 14 Entonces salió Lot y habló a sus yernos, los que habían de tomar sus hijas, y les dijo: Levantaos, salid de este lugar; porque Jehová va a destruir esta ciudad. Mas pareció a sus yernos como que se burlaba.

15 Y al rayar el alba, los ángeles daban prisa a Lot, diciendo: Levántate, toma tu mujer, y tus dos hijas que se hallan aquí, para que no perezcas en el castigo de la ciudad. 16 Y deteniéndose él, los varones asieron de su mano, y de la mano de su mujer y de las manos de sus dos hijas, según la misericordia de Jehová para con él; y lo sacaron y lo pusieron fuera de la ciudad.

17 Y cuando los hubieron llevado fuera, dijeron: Escapa por tu vida; no mires tras ti, ni pares en toda esta llanura; escapa al monte, no sea que perezcas. 18 Pero Lot les dijo: No, yo os ruego, señores míos. 19 He aquí ahora ha hallado vuestro siervo gracia en vuestros ojos, y habéis engrandecido vuestra misericordia que habéis hecho conmigo dándome la vida; mas yo no podré escapar al monte, no sea que me alcance el mal, y muera. 20 He aquí ahora esta ciudad está cerca para huir allá, la cual es pequeña; dejadme escapar ahora allá (¿no es ella pequeña?), y salvaré mi vida. 21 Y le respondió: He aquí he recibido también tu súplica sobre esto, y no destruiré la ciudad de que has hablado. 22 Date prisa, escápate allá; porque nada podré hacer hasta que hayas llegado allí. Por eso fue llamado el nombre de la ciudad, Zoar. 23 El sol salía sobre la tierra, cuando Lot llegó a Zoar.

24 Entonces Jehová hizo llover sobre Sodoma y sobre Gomorra azufre y fuego de parte de Jehová desde los cielos; 25 y destruyó las ciudades, y toda aquella llanura, con todos los moradores de aquellas ciudades, y el fruto de la tierra. 26 Entonces la mujer de Lot miró atrás, a espaldas de él, y se volvió estatua de sal. 27 Y subió Abraham por la mañana al lugar donde había estado delante de Jehová. 28 Y miró hacia Sodoma y Gomorra, y hacia toda la tierra de aquella llanura miró; y he aquí que el humo subía de la tierra como el humo de un horno. 29 Así, cuando destruyó Dios las ciudades de la llanura, Dios se acordó de Abraham, y envió fuera a Lot de en medio de la destrucción, al asolar las ciudades donde Lot estaba.

Conclusión

La homosexualidad es un pecado abominable por Dios. Así de simple.